GENERAR EMPLEO

Desde un enfoque de diversidad, reconociendo que las necesidades de empleo se presentan en diferentes grupos de la población.

Para ello impulsaremos:

a.- Ley para la producción en zonas de frontera

El eje nacional de creación de empleo debe desarrollarse reconociendo las particularidades, fortalezas y debilidades de la producción en las zonas de frontera.

La norma debe tratar aspectos como:

  • Incentivos tributarios para la generación de empleo
  • Incentivos al uso de mano de obra no calificada
  • Incentivos a la tecnificación, que no desvincule a la mano de obra no calificada
  • Reducción del costo de los insumos
  • Acceso a crédito productivo
  • Aseguramiento público o privado de la producción
  • Enfoque a la comercialización
  • Incentivos para la inversión de migrantes en el sistema productivo

b.- Normas para garantizar el acceso al empleo de las personas entre 40 y 60 años

Las personas adultas, mayores de 40 años, que aún no han llegado a la edad de jubilación, no deben verse excluidas de la actividad laboral. Nadie debe ser discriminado.

La norma deben tratar aspectos como:

  • Porcentaje de personas empleadas, ubicadas dentro de ese rango de edad

c.- Normas para generación y apoyo al crédito popular

Muchas mujeres y hombres de nuestros barrios y comunidades no necesariamente se incorporarán al empleo público o privado. Sin embargo, son sujetos dinámicos a quienes se debe posibilitar alternativas productivas propias y autónomas (crianza de animales, panadería, costura, etc.)

La concentración del crédito bancario para actores de ingresos permanentes o que prestan ´suficientes´ garantías, ha dejado fuera a sectores populares y de nuevos emprendedores, quienes han debido recurrir al crédito usurero (chulco), que finalmente acaba con sus iniciativas.

La norma deben tratar aspectos como:

  • Cajas barriales o comunales bajo organización de los GAD.
  • Pequeño crédito para adquisición de pequeños insumos o equipos productivos (animales de crianza, hornos, máquinas de coser, herramientas)
  • Garantías cruzadas entre vecinos

d.- Ley de trabajo autónomo

El trabajo autónomo tiene distintas raíces y distintos actores, y deben plantearse soluciones con criterios de diversidad.

¿Cuántos de ellos tienen formación, cuántos no, cuántos ejercen esa actividad como única alternativa, cuántos provienen del mismo interior de los mercados?

¿Cómo acceden al crédito en la actualidad, quiénes declaran impuestos, qué seguridad tienen o cómo se la otorgan a sí mismos, cuántos le pagan a los agentes de control para poder circular libremente?

La norma debe realizar un tratamiento serio de esta problemática y de sus soluciones.

e.- Sectores no tradicionales y nuevos emprendedores

Existen nuevos sectores económicos, vinculados a la nueva oferta educativa y a las nuevas demandas sociales. También existe una cultura del emprendimiento en desarrollo.

Tenemos gente con capacidad para incursionar en la industria cultural, en el turismo y ecoturismo, en el desarrollo de aplicaciones tecnológicas (aplicaciones para computadoras, celulares, animación digital, inventos), en la producción de alimentos o bebidas.

Generalmente, éstos son agentes productivos con buenas ideas, a las que les hace falta recursos para impulsar sus iniciativas.

La norma deben tratar aspectos como:

  • Acceso al crédito
  • Incentivos tributarios